Ayotzinapa: luz de un sol radiante.

Digna rabia
Digna rabia

Ya han pasado 6 meses desde que la oscura fuerza que colude narcotráfico y poder político, la misma que mantiene su peligrosa hegemonía en la realidad social de nuestro país, desapareció a los 43 compañeros normalistas. El caso resultó muy sonado gracias al sentimiento de pertenencia, unión e indignación que nos inspira el estado de Guerrero y su historia; unánimes gritamos: basta.

Jueves 26 de Marzo, una fecha que yo esperaba y ansiaba confundida, indecisa pero al mismo tiempo emocionada. Siempre lo dije: si tengo miedo de ir es porque estoy segura de que voy a hacerlo. Ese jueves llegaron a la ciudad de Guanajuato los familiares de los normalistas para hablar sobre su situación ante el pueblo de Guanajuato; para hacer conciencia de que las desapariciones forzadas son algo que no sólo les ha sucedido a ellos, sino que pertenecen a la historia que nuestro país lleva cargando desde hace mucho tiempo. La desaparición forzada se ha vuelto una táctica del gobierno en todas partes del país, y  Guanajuato no es la excepción, a pesar de que el gobernador del estado, Márquez Márquez, se empeñe en negarlo. Muchos conflictos han sido causados por el mal gobierno y por la falta de unión entre los que estamos en desacuerdo con su gestión. Los familiares de los normalistas expresaron opiniones e inconformidades en las distintas ruedas de prensa y se mantuvieron firmes ante la búsqueda implacable por la aparición con vida de sus hijos, argumentando y evidenciando los intentos de la PGR por dar una explicación que resulta fuera de toda lógica.

Yo tuve la oportunidad de acompañar a los familiares en su caravana con dirección a Ayotzinapa. Viajamos por el estado de Guanajuato, bien conocido como un estado mocho, conservador y doble moralista. En él la gran mayoría de la gente es indiferente ante la situación del país, o sólo se preocupa por un rato y después deja de luchar al ver que sus ánimos y sus gritos no son suficientes para mover al país entero. Este país que no procura nada más que intereses personales. Sin embargo, el movimiento de los 43 normalistas ha sido constante y ha generado una unión muy bella y honesta en el estado de Guerrero. El estado ya se había ido aunando, al paso de los años, gracias a la policía comunitaria (desde 1988), al Gremio del Magisterio (conformado por el CNTE, la CETEG y el SUSPEG), al pueblo de Guerrero, y ahora incorpora a los normalistas y los padres de la comunidad estudiantil de las escuelas normales rurales. Un ejemplo para todo el país por su solidaridad y politización.

La información sobre ciertos temas está manipulada en los medios de comunicación y sólo muestra el lado gris de las cosas. Especificamente cuando se habla de la situación en Guerrero, a nuestro gobierno no le conviene mostrar la organización ciudadana que obedece a la policía comunitaria en vez de a la policía federal; no le conviene mostrar una realidad política sin ambiciones de negocios y con un bien común. Los medios y el gobierno enfocan sus esfuerzos en presentar al estado de Guerrero como un foco rojo con el objetivo de tenernos atemorizados; nos amenazan con el miedo para que dejemos de accionar.

Al entrar en la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Brugos” de Ayotzinapa, me di cuenta de la realidad que no se dice, de la armonía y fuerza que se respira en ese lugar, de la calidez de las personas que te reciben y de las actividades que realizan ahí.

Llegando se entregó el acopio solidario y lo primero que vimos fue a los normalistas ensayando una bellísima danza típica con unos penachos muy coloridos que, sin querer, fueron los adecuados para darnos la bienvenida. Después de unos minutos disfrutando su danza, nos familiarizamos con la escuela y con los incidentes, pues, de repente los muchachos que bailaban con mucha entrega se quitaron los penachos y se fueron corriendo hacia la entrada de la escuela. Yo corrí detrás de ellos y me enteré de que la policía había golpeado un camión de compañeros y capturado a la fuerza a dos de ellos. Me contagie de rabia, de indignación, y quise subir al camión con los normalistas. Ellos no me lo permitieron, mostrando así prudencia puesto que yo no tengo el conocimiento necesario para un enfrentamiento; además, mucho ayuda el que no estorba.

Los muchachos causaron daños materiales en las instalaciones policía municipal, pero no lastimaron a nadie, pues los policías que estaban dentro de las instalaciones fueron desalojados con respeto y tranquilidad; en cambio, la manera en la que la policía retuvo a los dos estudiantes fue tan brutal que terminaron heridos. A pesar de la aparente radicalidad de las acciones, yo estoy totalmente de acuerdo con la manera frontal en la que responden el pueblo y la policía comunitaria ante la policía federal y municipal. El pasado 24 de Febrero, en Acapulco, Guerrero, después de reprimir un mitin en el que los maestros exigían a la federación un pago sin retrasos, los policías federales violaron a cuatro maestras sólo porque asumieron que, por ser la “autoridad”, tenían ese derecho. Este tipo de sucesos son los que generan la indignación que pide justicia a gritos (y machetazos y lo que haga falta, si se me permite agregar).

En Guerrero se está planteado algo que yo misma buscaba desde hace mucho tiempo: manifestar a través del arte una verdad que muchos compartimos; utilizar la expresión estética para evidenciar esas cosas terribles que manchan las manos de las figuras más poderosas de nuestro país. Por supuesto que esto al gobierno tampoco le conviene, pero el arte no se puede criminalizar: no se puede tachar de violento a alguien que plasma la historia de lucha al traducirla en explosiones de pintura en las paredes. No se puede decir que alguien empezó la guerra con una canción o una melodía, mucho menos amenazar a un poeta por decir la verdad en versos; por eso en el municipio de Tixtla las tres grandes partes que tienen “el poder social” (el gremio del magisterio, la comunidad de Ayotzinapa y la policía comunitaria) apoyan esta causa, es más, convocan artistas para que se unan a este frente cultural de arte por Ayotzinapa. La temática es totalmente social y política porque eso es lo que buscamos expresar, y lo que buscamos encontrar.

Queremos generar un cambio social y político con el arma más fuerte que tenemos ahora: el arte, el arte que humaniza y que habla con un lenguaje que no se limita a palabras, el arte que se vive día con día y que es bello porque es honesto, el arte que evoluciona y que cambia perspectivas.

La lucha es de todos y por todos, por eso yo estoy convencida de ser parte de este movimiento. Las escuelas normales rurales siempre han sido un foco rojo para el gobierno y es bien sabido que las quieren desaparecer. Fueron fundadas en la década de 1920 como parte del ambicioso proyecto educativo que pretendía transformar la vida de los campesinos a través de la expansión masiva de las escuelas rurales en México. Tuvieron como objetivo principal formar a los maestros que se convertirían en líderes de las comunidades para promover el cambio educativo y cultural desde la escuela rural. Puesto que la política es una de sus ramas más importantes de enseñanza, entiendo que el gobierno haya querido, sistemáticamente, exterminarlas a todas. De las 46 que había quedan sólo 16 y esas 16 batallan permanentemente por recursos, mismos que el gobierno debería proporcionar y que en lugar de eso utiliza para solventar los lujos de los grandes funcionarios públicos.

Los alumnos, maestros y padres han demostrado que hay que luchar con entereza decisión y convicción; que hay que mantenernos unidos y cada vez ser más, porque preocupándonos el uno por el otro vamos a terminar preocupándonos por todos. De ello da pruebas la calidez con la que nos recibieron como visitantes y las facilidades que nos dieron para poder estar ahí: desde el transporte y un lugar donde dormir, hasta el hecho de que contamos siempre con desayuno y comida y nunca nos faltó agua o una taza de café a las 6 de la tarde. El pueblo de Tixtla fue muy hospitalario y los maestros muy asertivos, conscientes y amables, cosa que a nosotros siempre nos dio confianza y nos hizo sentir parte de ellos, parte de su lucha. Y es que finalmente tenemos los mismos enemigos, solo que allá los tienen bien identificados y accionan en su contra, accionan juntos y hablan las cosas: existen Asambleas Nacionales Populares que no terminan hasta llegar a un acuerdo justo para todos.

El municipio de Tixtla, junto con otros en Guerrero, siempre ha sido ejemplo de lucha. Actualmente el 80% de su población es de maestros que quieren educar y fomentar valores; maestros que crecieron viendo a sus padres campesinos luchar por educación para sus hijos; ese es el tipo de ideales que existe generalmente en la escuelas normales rurales, esa búsqueda por mejorar.

.

Durante el enfrentamiento en Chilpancingo los normalistas incendiaron una patrulla y las instalaciones de la policía municipal, pero igualmente actuaron con prudencia y respeto hacia los policías que estaban dentro: siempre tuvieron un trato humano hacia ellos. Así, por más incendiaria que haya sido su acción, a mí me conmovió verlos el mismo día en el zócalo de Tixtla, bailando, cantando y abriéndonos los ojos; demostrándonos realmente de qué va su lucha y de qué lado están.

Muchas veces grité consignas por mi país pero ahora me doy cuenta de que es momento de accionar, y si es necesario, reaccionar. Sobre todo es momento de comunicarnos y unirnos, de estar del mismo lado. Ya basta de los abusos de poder. En México se vive una situación muy cruel de pobreza; no es ni ético ni moral que todavía exista esa minoría de gente pudriéndose en dinero, con lujos y vacaciones estrafalarias, mientras muchos más se mueren de hambre. Más de la mitad de la población vive en estado de pobreza, y de esa mitad gran parte vive en pobreza extrema lo que significa condiciones precarias para sobrevivir; sobrevivir apenas ya no es vida.

Sí hay dinero pero está mal repartido, y todos lo sabemos. Es entonces responsabilidad de todos hacer algo al respecto. Con el tiempo sabremos qué es lo que hay que hacer, hablando en términos del país, pero actualmente ya existe ese lugar que está bien organizado, en donde el interés común es generar una estabilidad social, política y económica para el país. Nos están pidiendo ayuda para que el cambio suceda. Más vale responder al llamado y crear una hermandad consciente que lucha por la gente: apoyar ahora mismo de la manera más pacífica y subversiva: el arte.

Este es el himno de Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”. Fue sumamente emotivo escucharlo sonar dentro de la Escuela Normal Rural, después de haber estado un par de días viviendo su realidad y conociendo su pensar.

QUE MI CANTO LLEGUE YA

HASTA EL ULTMO RINCÓN

DE ESTA TIERRA QUE ESTÁ LLENA DE ILUSIÓN

LA NOSTALGIA LLEGA, A MÍ ME DAN GANAS DE LLORAR

PORQUE TÚ EN MI CORAZON SIEMPRE ESTARÁS

TIENES UN JARDÍN DE JUVENTUD

QUE CULTIVAS CON MUCHO FERVOR

APRENDER DE TI TODA TU VIRTUD

TIENES QUE LUCHAR POR SER MEJOR

AYOTZINAPA

ERES LUZ DE UN SOL RADIANTE

LA ESPERANZA DE UN HOGAR

NUNCA HACEN FALTA CANTOS DE AVES QUE NO DUERMEN

UNAS LLEGAN Y OTRAS VAN

AYOTZINAPA

ERES TU GRAN COLORIDO

DE BELLEZA Y TRADICIÓN

AYOTZINAPA

SIEMPRE SIEMPRE TAN SONRIENTE

PERO SABES DEL DOLOR

HOY POR SIEMPRE TÚ SERÁS

LA MAESTRA DEL SABER

PORQUE ENCIERRAS TANTAS COSAS QUE APRENDER

CANTANDO QUIERO SEGUIR

MEJOR CANTANDO ME VOY

SE DESPIDE ESTE HUMILDE TROVADOR

TIENES UN JARDÍN DE JUVENTUD

QUE CULTIVAS CON MUCHO FERVOR

APRENDERN DE TI TODA TU VIRTUD

TIENES QUE LUCHAR POR SER MEJOR

Estas imágenes son prueba de la apuesta por el arte como arma para nuestro futuro.

Texto y Fotografías: Araceli Velázquez

Altar que alimentan los familiares de los 43 desaparecidos en la Escuela Normal Rural en Ayotzinapa.
Altar que alimentan los familiares de los 43 desaparecidos en la Escuela Normal Rural en Ayotzinapa.

.

Rueda de prensa en León
Rueda de prensa en León
Graffiti en un costado del zócalo de Tixtla, Guerrero
Graffiti en un costado del zócalo de Tixtla, Guerrero
Taller de teatro en el zócalo de Tixtla, Guerrero.
Taller de teatro en el zócalo de Tixtla, Guerrero.
Fragmento del mural en el auditorio municipal de Tixtla, Guerrero.
Fragmento del mural en el auditorio municipal de Tixtla, Guerrero.
Fragmento del mural en el auditorio municipal de Tixtla, Guerrero.
Fragmento del mural en el auditorio municipal de Tixtla, Guerrero.

IMG_0033

 Estos murales están dentro de la escuela normal, son símbolo de la rebeldía y de su legado histórico.
Estos murales están dentro de la escuela normal, son símbolo de la rebeldía y de su legado histórico.
Algunas de la pinturas de los retratos de los 43 normalistas expuestas en el zócalo de Tixtla.
Algunas de la pinturas de los retratos de los 43 normalistas expuestas en el zócalo de Tixtla.

IMG_0030-1

Murales en proceso, pintados en el auditorio municipal de Tixtla tomado por el gremio del magisterio.
Murales en proceso, pintados en el auditorio municipal de Tixtla tomado por el gremio del magisterio.

IMG_0087 IMG_0090

Mitin en Celaya
Mitin en Celaya

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s