Tag Archives: pablo paniagua

Borges sobre Borges (ad infinitum): una reseña en el espejo a “La novela perdida de Borges “

PORTADA NOVELA BORGES NOWTILUS

por Ernesto García Castro

 

Para Pablo Paniagua – como para Borges en sus Ficciones – el juego de espejos no sólo se presenta como un tema que atraviesa la novela, sino que constituye la estrategia narrativa de las peripecias y vicisitudes que determina a los personajes. Aderezada de insolencias La novela perdida pretende desmitificar a uno de los grandes de la literatura latinoamericana; así, Paniagua redondea el conflicto creando a uno de los más irónicos y reduccionistas críticos de literatura, un tal John Lehninger, que insiste en demostrar, a través de la versión más acartonada del psicoanálisis, que la incapacidad del argentino para desenvolverse en el arte de la novela se debe a un complejo de Edipo, y que el autor del Poema conjetural se vio obligado, como consecuencia de sus traumas, a refugiarse en el ninguneado quehacer del relato (a ojos del archiodiado crítico). Por si fuera poco, le reprocha a Borges su condición de eyaculador precoz, razón por la cuál, arguye Lehninger, nunca pudo escribir una novela. Sin embargo, Borges deja un manuscrito inacabado de 69 páginas. Todo esto es revelado en una conferencia magistral dictada en la Casa de América en Madrid de la que el crítico no sale vivo, pues un fanático de Borges lo asesina a cuchilladas. Testigos más o menos conscientes de lo que esto implicaba, Aurora -borgeana de corazón- y Jorge Luis Borges – el antiborges de la novela- (personaje homónimo que hace centro de gravedad durante toda la narración), ambos estudiantes del último curso de literatura en la Universidad Complutense de Madrid, se lanzan a la aventura de recuperar el manuscrito conservado por un violinista en la ciudad de Guanajuato, México.

Esta obra se nutre del recurso paradójico con que Jorge Luis Borges inaugura el relato de Tlön, Uqbar, Orbis Tertius, que aparecería por primera vez en 1940: “Los espejos y la cópula son abominables, porque multiplican el número de los hombres.” En la novela, el lector encontrará un mundo donde el desdoblamiento de la realidad y la proliferación de las casualidades dan lugar a la risa y a la incredulidad con que el autor desarrolla una voz que, si bien es en primera persona, no supone pertenecer a alguien en particular, premisa patente de la ficción borgeana: si un soñador es soñado por otro soñador ad infinitum, equivale a decir, por reductio ad absurdum, que todos somos soñados y no existe ningún soñador. Sin duda un guiño que no deja de hacer referencia a Pierre Menard, Autor del Quijote.

La novela perdida de Borges, Pablo Paniagua. Ed. Tombooktu México y Ed. Nowtilus (España).

Literatura Indie*http://literaturaindie.mex.tl/